FANDOM


La Reconquista se divide en tres periodos:


  1. Dominio Musulmán. S. VIII-X

  2. Domino Variado. S. XI-XIII

  3. Dominio Cristiano S. XIII-XV

El origen de los reinos cantábricosEditar

AsturiasEditar

  • Tras la derrota de Guadalete (fin de la conquista musulmana), algunos nobles visigodos huyeron a la Cordillera Cantábrica.

  • Pelayo, un noble visigodo, obtuvo una victoria contra los musulmanes junto a la cueva de Covadonga (Asturias), siendo el inicio de la Reconquista.

  • Sus sucesores, Alfonso I y Alfonso II, crearon un reino alrededor de Oviedo, y ocuparon parte de Galicia.

LeónEditar

  • En la segunda mitad del S. IX, Alfonso III ocupó hasta el río Duero, la tierra de nadie.

  • La capital se trasladó a León, para controlar mejor el reino, cambiando el nombre del reino desde Asturias a León.

  • Al-Mansur (Almanzor), como califa del Califato, saqueó muchas ciudades Leonesas, frenando la Reconquista temporalmente.

CastillaEditar

  • Castilla, que era parte del reino de León, pasó a ser gobernado por un conde que dependía de León, Fernán González. Éste se independizo de León.

  • Tras incorporarse a Pamplona, y la división de ella por Sancho III entre sus hijos, Fernando I se autoproclamó rey de Castilla.

Los primeros condados y reinos pirenaicosEditar

La Marca HispánicaEditar

  • Carlomagno realiza expediciones contra Al-Andalus, en el S. VIII.

  • Conquistó Pamplona, Jaca, Girona y Barcelona, pero sin llegar hasta el río Ebro, para controlar Zaragoza, Huesca y Tortosa

  • Los francos crearon la Marca Hispánica, una franja protectora dividida en condados (reinados por condes), que protegía la frontera Sur de su reino.

  • A la muerte de Carlomagno, los condes convirtieron su cargo en hereditario y se desvincularon del reino franco.

Reino de PamplonaEditar

  • A principios del S. IX, el conde de Pamplona, Íñigo Arista, se independizó.

  • Alrededor el año 830, sus gobernantes se titularon reyes, creando el Reino de Pamplona.

  • En el S. X, Sancho Garcés I, amplió su reino considerablemente.

  • En el S. XI, Sancho III el Mayor unificó los territorios de Castilla, Pamplona y Aragón. A su muerte, queda dividida entre sus hijos.

Reino de AragónEditar

  • En el S. IX, los condados Aragoneses (Aragón, Sobrarbe y Ribagorza) se independizaron de los francos.

  • En el S. X, tras unirse temporalmente a Pamplona, y ser repartida entre los hijos de Sancho III, Ramiro, uno de sus hijos, unificó de nuevo los condados, proclamándose el primer rey de Aragón.

Los condados catalanesEditar

  • Tras varios intentos de independización, finalmente se independiza con Borrell II en el año 987, convirtiendo sus cargos en hereditarios.

La expansión territorial de los siglos XI y XIIEditar

El sistema de pariasEditar

  • Tras la descomposición del Califato de Córdoba en taifas (1031), comenzó un periodo en el que los reinos cristianos iniciaron una fuerte presión militar sobre las taifas.

  • Los reyes musulmanes intentaron detener los ataques cristianos comprando la paz, con parias.

Gracias a las parias, los reinos cristianos reforzaron su poder militar, así siéndoles más fácil conquistar a los musulmanes.

La conquista del valle del TajoEditar

  • Fernando I unió el reino de León a su corona, y conquistó los terrenos despoblados, hasta Ávila.

  • Su hijo, Alfonso VI llegó a ocupar hasta más allá del Tajo, así controlando Toledo.

La conquista del valle del EbroEditar

  • El rey de Aragón, Alfonso I el Batallador, conquistó Zaragoa y sus alrededores.

  • Más tarde Alfonso II conquistó Caspe, fundando Teruel y conquistando el resto de Aragón.

  • Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona, conquistó Tortosa y Lleida, unificando los condados catalanes y el reino aragonés en la Corona de Aragón.

La llegada de los almorávidesEditar

  • Los monarcas islámicos, al no poder detener a los cristianos, decidieron llamar a los almorávides, guerreros del imperio islámico norteafricano, para defenderles.

  • Entre los años 1086 y 1109, los almorávides llegaron muchas veces a la península y derrotaron a los reyes cristianos.

  • Las taifas cayeron en manos de los almorávides, ya que no pudieron mantener su independencia.

  • Hacia el 1146, los almohades, el nuevo imperio islámico norteafricano, llegaron a la península Ibérica y dominaron Al-Andalus.

La repoblación de los territorios conquistadosEditar

La ocupación del territorioEditar

Repoblación: ocupación de tierras que habían sido mantenido deshabitadas o que los reyes cristianos habían conquistado a los musulmanes.

  • Las tierras conquistadas pasaban a ser propiedad el rey, que entregaba a:

    • Nobles por sus servicios militares

    • Monjes para construir monasterios

    • Campesinos

  • Los nuevos repobladores procedían de los núcleos cristianos, o mozárabes que recibían beneficios recogidos en una carta de poblamiento.

Las repoblaciones libresEditar

Pequeñas propiedades libres (minifundios)Editar

  • A mediados del S. IX, se repobló el valle del Duero y el Sur de los condados pirenaicos. Cada campesino tení una pequeña parcela de tierra (alodio) y se formaron comunidades (villas).

  • Los habitantes de las villas se reunían en concejos, donde decidían asuntos de interés colectivo.

Repoblación nobiliaria y monástica (latifundios)Editar

  • A partir del S. XI, la necesidad de defenderse de los ataques musulmanes fortaleció a los nobles y monjes, que poseían castillos y monasterios protegidos.

  • Muchos campesinos tuvieron que ser protegidos por un señor, que tomaba sus tierras y los convertía en siervos.

Las repoblaciones concejilesEditar

  • A partir del S. XII, tras la conquista de zonas densamente poblada por musulmanes, la repoblación cambió.

  • Al necesitar la protección definitiva de los ataques musulmanes, la repoblación era colectiva, dirigida por nobles y eclesiásticos.

  • Los reyes organizaron la repoblación de las ciudades fronterizas (repoblación concejil), en la que daban privilegios (fueros) a los habitantes que se trasladasen a ellos.